SEGURIDAD

‘Ahora dicen que nadie escuchó ni vio nada’: Elizabeth Otavalo, madre de María Belén Bernal, muestra preocupación porque están cambiando versiones en Fiscalía

Dos meses después de la desaparición de la abogada, solo existe una persona detenida, y el principal sospechoso de su muerte está prófugo.

A dos meses de la muerte de María Belén Bernal, su madre muestra preocupación por el rumbo que está tomando la investigación, especialmente por los cambios de versión que están dando algunos testigos.

Bernal ingresó la madrugada del 11 de septiembre a la Escuela Superior de Policía Alberto Enríquez Gallo, en el norte de Quito. Ese día fue a buscar a Germán Cáceres, su esposo, que trabajaba como instructor. Nunca más se la vio con vida.

Su cuerpo sin vida fue encontrado el 21 de septiembre en el cerro Casitagua, a cinco minutos aproximadamente de la escuela de formación policial.

Sesenta días después, el principal sospechoso de su muerte, el policía Germán Cáceres, está prófugo y es buscado por Interpol en 195 países. Lo último que se sabe de su paradero es que presuntamente abordó una embarcación desde Colombia con destino a Panamá.

Una cadete involucrada en el caso, Joselyn S., es la única persona detenida por presunto femicidio y por fraude procesal. Las versiones se siguen receptando en Fiscalía; sin embargo, nadie más ha sido vinculado jurídicamente.

Elizabeth Otavalo, madre de María Belén, dijo a diario El Universo, medio de donde tomamos esta nota, que para ella, durante todo este tiempo no ha pasado nada: siguen en investigaciones, los policías involucrados se mantendrían bajo sumarios administrativos y no se ha vinculado a nadie más que a la cadete.

Dijo que ha sido difícil llegar a la verdad con la nula información entregada por parte de la Policía Nacional, pues aseguró haber conversado con el comandante de la Policía, Fausto Salinas, quien le habría pedido paciencia.

“Él me dijo: ‘Señora Elizabeth, por favor, sea comprensible: el país está pasando por una inseguridad terrible’. Yo le dije: ‘A mi hija le asesinaron dentro de la Escuela Superior de Policía’”, enfatizó.

Sobre las versiones que han rendido policías y cadetes en Fiscalía, Otavalo indicó que ahora todos están cambiando sus versiones.

“Ahora dicen que nadie escuchó ni vio nada; así están. Ahí ya se determina ese espíritu de cuerpo. Hay un señor que dijo que vio a Cáceres con las manos con sangre; ahora ya no, que no ha visto nada”, agregó.

Días atrás, el hijo de María Belén, de su relación con un primer compromiso, publicó en su cuenta de Twitter el mensaje: “Te extraño tanto, mamá. Han pasado 60 días y no encuentran al asesino que te alejó de mí”.

Elizabeth Otavalo dijo que vio ese mensaje publicado al siguiente día y que aumentó su dolor, pues él quedó solo.

QUITO.- Momento en que el cuerpo de María Belén Bernal llegó al teatro de la universidad Central del Ecuador. Su madre, Elizabeth Otavalo, y su nieto (hijo de María Belén) lloraban sobre el ataúd. Foto: Carlos Granja Medranda

“Mi pajarito dice: ‘Alguien tiene que dar respuestas’. Ya no es un niño de pañales; no le puedo mentir, y él se da cuenta de todo. No sabía que iba a poner eso; es doloroso. Lo puso junto a una foto de cuando se fueron a Colombia. Le extraña a su madre; ya está sintiendo la falta de su mamá”, dijo entre lágrimas. (I)

Fuente: El Universo Ec

Tendencia