Economía

Pérdida de $ 40 millones estiman gremios del sector turístico en una semana de toque de queda y advierten que 30.000 empleos corren riesgo si no se flexibiliza medida

Negocios registran una afectación del 50 % al 70 % de su facturación, por lo que piden una revisión de la restricción de movilidad.

En promedio los negocios gastronómicos de Guayaquil han visto afectada su facturación entre un 50 % y 70 % a raíz del estado de excepción decretado en Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas tras la escalada de ataques violentos registrada la semana anterior.

Con el toque de queda, entre las 21:00 y 05:00, el horario de atención de todos los negocios, en general, se redujo ya que en dicha franja nadie puede estar en las calles, salvo ciertas excepciones contempladas en el Decreto Ejecutivo 588 vigente desde el 1 de noviembre, por 45 días.

Aquello preocupa aún más a los dueños de los establecimientos, pues la restricción de movilidad se extendería hasta mediados de diciembre, el mes de mayor oferta y demanda impulsada por el pago del decimotercer sueldo a trabajadores en relación de dependencia, en el marco de la Navidad y el Año Nuevo.

Francesca Ferrero, expresidenta de la Asociación de Restaurantes del Guayas y dueña de dos negocios de este tipo, sostiene que la inseguridad y las restricciones implementadas por el Gobierno para combatirla han afectado igual que la pandemia a estos establecimientos.

Ella dice que el sector turístico, del que forman parte restaurantes y demás, genera empleos eventuales en un 30 % durante el último trimestre del año, lo que implica que una parte de personas que no tienen relación de dependencia obtengan ingresos en esta época.

A lo largo de la avenida 9 de Octubre locales de comida ubican mesas y sillas en la acera con el aval del Municipio porteño, en el marco de la reactivación económica. Foto: Archivo.

Tal situación se revertiría ahora con el toque de queda, afirma Ferrero, pues al mermar sus ingresos los negocios lejos de contratar personal deben reducirlo para abaratar los costos operativos.

“Mano de obra es lo que uno no quiere perder, pero lamentablemente cuando te quitan entre el 50 % y 70 % de tu facturación, de manera obligada por el toque de queda, cómo vas a poder pagar esos sueldos. No ves que no tienes tu hora pico para sostenerlos”, expresa ella.

«Mano de obra es lo que uno no quiere perder, pero lamentablemente cuando te quitan entre el 50 % y 70 % de tu facturación, de manera obligada por el toque de queda, cómo vas a poder pagar esos sueldos»

Francesca Ferrero, expresidenta Asociación de restaurantes del Guayas

Y añade que los establecimientos gastronómicos con enfoque más nocturno reciben el mayor flujo de clientela de 19:00 a 22:00.

“Yo personalmente he tenido que jugar con los horarios y tratar de mantener las horas de todo el mundo para no afectar a mis chicos, porque es la única manera de, por el momento, sostener”, comenta Ferrero, con quien en los dos negocios que tiene trabajan 30 personas en relación de dependencia.

Recientemente, con la expectativa de esta “época alta”, sumó eventualmente a ocho personas que espera mantener si la situación actual se flexibiliza en cuanto al cumplimiento del toque de queda.

El pedido de gremios como la Asociación de Restaurantes del Guayas, la Cámara de Turismo del Guayas y la Federación de Cámaras de Turismo es que el toque de queda, de ser indispensable, sea en el rango de las 24:00 hasta las 05:00, y que no se prolongue durante los 45 días del estado de excepción.

“De lo contrario, de continuar las pérdidas en ventas que hemos sufrido la semana anterior, de aproximadamente $ 40′000.000, nuestro sector perderá en el futuro cercano no menos de 30.000 empleos formales, cayendo a fines de noviembre a los niveles del resultado económico del año 2020 (en la pandemia)”. se indicó en un comunicado que el sector turístico envió a la prensa este lunes 7 de noviembre.

«De continuar las pérdidas en ventas que hemos sufrido la semana anterior, de aproximadamente $ 40′000.000, nuestro sector perderá en el futuro cercano no menos de 30.000 empleos formales, cayendo a fines de noviembre a los niveles del resultado económico del año 2020 (en la pandemia)»

Gremios del sector turístico

Fernando Díaz, secretario de la Asociación de Bares y Centros Nocturnos de Urdesa y de Guayas, es dueño de dos resto-bares, ambos en el sector de Urdesa. Dice que entre los dos establecimientos usualmente genera 25 empleos eventuales que hoy no se han activado por las restricciones de movilidad.

El efecto del toque de queda lo afecta en un 100 %, recalca, ya que no ha abierto los negocios que funcionan regularmente desde las 17:00 y 18:00.

“¿Para qué lo voy a abrir, para cerrar a las siete (de la noche)?, porque hay que dejar todo limpio y ordenado. Si el toque de queda es a las nueve, debo cerrar al menos dos horas antes hasta ordenar todo”, expone el hombre que ha restringido los pedidos a sus proveedores tanto de licores como de comida, por lo que el impacto también se traslada a ese segmento.

Marcelo González Martínez, dueño de dos locales Mi Fogón Restaurante, ha ajustado el horario de atención en uno de los establecimientos ubicado en el centro comercial Oasis, en la autopista Narcisa de Jesús. Allí recibe a los clientes desde el mediodía los lunes, martes y miércoles cuando antes la atención era desde las 16:00.

Ubicado en el Malecón Simón Bolívar, el Mercado del Río es uno de los principales sitios gastronómicos del centro de Guayaquil. Foto: Archivo. Foto: Archivo

En la ciudadela Quisquís mantiene la franja de 12:00 a 21:00, acogiendo el toque de queda.

Comenta que en ambos negocios parte de la programación era tener música en vivo, pero esto se suspendió ya que las presentaciones eran de 20:00 a 23:00. “He tenido que suspender y, obviamente, los artistas también se ven afectados porque ya no se están presentando”, agrega.

Adicionalmente, él ofrece servicio de catering en eventos institucionales y organizacionales, algo que también se ha afectado en un 30 % por la cancelación de las actividades, cuenta González, vicepresidente del gremio de Alimentos y Bebidas.

Impacto para el comercio, por estado de excepción y toque de queda, sería de $ 250 millones en noviembre

Nicolás Romero, director general del Mercado del Río, que funciona en el Malecón Simón Bolívar, considera que medidas restrictivas como el toque de queda llevarán a “más quiebras y desempleo en el sector turístico”.

Los gremios piden, además, que se apliquen nuevas refinanciaciones a las deudas contraídas con CFN, BanEcuador, el Servicio de Rentas Internas y el Instituto de Seguridad Social (IESS), considerando al turismo como parte de los sectores estratégicos, tal como ocurrió durante la pandemia de COVID-19. (I)

Fuente: El Universo Ec

Tendencia