CRONICA

Un feminicidio, el sospechoso prófugo y un testimonio de «golpes, gritos y patadas»: lo que se sabe del caso de María Belén Bernal en Ecuador

Se intensifica la búsqueda del agente instructor Germán Cáceres, principal sospechoso del femicidio de su esposa, la abogada María Belén Bernal. Foto: EFE

Por CNN Español

(CNN Español) — El feminicidio de María Belén Bernal, en Quito, Ecuador, generó una ola de indignación en ese país, lo que llevó a miles de personas a protestar en las afueras de la Comandancia de Policía cerca de la capital ecuatoriana, donde la mujer fue vista por última vez.

El esposo de Bernal es sospechoso y se encuentra prófugo.

En las últimas horas las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de María Belén Bernal. Este caso conmocionó al país y generó reacciones en las altas esferas del gobierno.

Esto es lo que sabemos.

La desaparición y muerte de María Belén Bernal

La abogada María Belén Bernal, de 34 años, ingresó la noche del 11 de septiembre a la Escuela Superior de Policía ubicada a las afueras de Quito, donde su esposo se desempeñaba como instructor. Esa fue la última vez que su familia la vio viva, pues desde entonces, no se supo más de ella.

Bernal desapareció en la principal escuela de formación de policías de Ecuador, un símbolo de seguridad del país, un hecho que despertó la ira de muchos en este país.

La mujer era una abogada litigante que dedicó varios años de su carrera al derecho penal. Su esposo, el teniente de la policía Germán Cáceres, con quien se casó en 2017, presentó una denuncia a la Fiscalía dos días después de la desaparición de Bernal. Sin embargo, según la Fiscalía, hubo muchas inconsistencias en su declaración, por lo que pidió vigilancia y seguimiento para él.

«Nadie, absolutamente nadie, está preparado para que a su hijo le hagan daño. Yo no sé por qué lo hizo», señaló Elizabeth Otavalo, madre de María Belén. «¿Dónde está mi hija?», se preguntó la mujer, al tiempo que señaló de la desaparición de Cáceres al presunto sospechoso.

Las autoridades dijeron que el ingreso de la mujer a la Escuela Superior de Policía quedó registrado, pero no su salida, y que hay un registro de un vehículo que conducía Germán Cáceres con vidrios polarizados que no fue revisado.

Jocelyn Sánchez, una cadete que fue detenida en medio de esta investigación, aseguró que escuchó gritos, golpes y patadas en la habitación de Cáseres durante 20 minutos. Sánchez fue vinculada a la investigación y permanece detenida como sospechosa del caso.

Según el abogado de Sánchez, la cadete no pudo reaccionar debido a presiones e intimidaciones de Cáceres, con quien Sánchez habría tenido una relación sentimental; la defensa rechazó que ella fuera la única detenida en el caso, hasta el momento.

Este 21 de septiembre, tras 10 días desaparecida, la Policía informó que encontró el cuerpo de Bernal en el cerro Casitagua, en Quito.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, lamentó la muerte de Bernal y ofreció una disculpa a la mamá de la mujer, y al hijo de María Belén.

María Belén Bernal y su esposo, el teniente de la policía Germán Cáceres, con quien se casó en 2017.

Al anunciar el hallazgo del cuerpo, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, lamentó la muerte de Bernal y, refiriéndose a su esposo, Germán Cáceres, que ahora es sospechoso del hecho, aseguró que no habrá impunidad. «Encontraremos a Cáceres donde esté y lo entregaremos a la justicia».

El pasado jueves, en declaraciones a Teleamazonas, Carrillo dijo que el esposo de Bernal rindió su versión ante la justicia y luego no se supo más de él.

«El sujeto fue sometido a la administración de justicia, rindió su versión. En la versión no ameritaba, según la Fiscalía, ninguna medida cautelar inicial, pero hasta el momento él también se encuentra prófugo de la justicia. Hemos realizado un bloque de búsqueda para localizarle a él y localizar a la persona desaparecida”, informó Carrillo antes de que encontraran el cuerpo de Bernal.

Cáceres tenía un pedido de vigilancia dispuesto por la Fiscalía en el proceso de indagación previa por la desaparición de su esposa María Belén Bernal. Hasta el momento no se conoce si la notificación del proceso fue remitida a un defensor del sospechoso. CNN intentó contactar a Cáceres o su abogado.

La Fiscalía insistió en que el día que el sospechoso rindió su versión, se solicitó su vigilancia y seguimiento por considerar que había “inconsistencias” en su declaración.

El secretario de Seguridad, Diego Ordóñez, informó el pasado viernes que hay una orden de detención contra el teniente y que se ha dispuesto la destitución del director de la Escuela Superior de la Policía por orden del presidente Guillermo Lasso.

En tanto, el comandante general de la Policía Nacional, Fausto Salinas, señaló el pasado jueves que el sospechoso no se había presentado a trabajar desde hacía tres días y que se inició un proceso de destitución. Agregó que el Ministerio del Interior y la Dirección de la Escuela Superior de Policía presentarán una denuncia para sumarla a la investigación.

Por otra parte, la Fiscalía General informó el pasado viernes que realizó un allanamiento en el área del pelotón femenino de la Escuela Superior de Policía en Quito para ejecutar una orden de detención para fines investigativos de una cadete de la Escuela, Jocelyn Sánchez.

El secretario de Seguridad, Diego Ordóñez, dijo que se la investigará para determinar si tuvo alguna participación en la desaparición de Bernal.

El sábado, un juez dictó medida de prisión preventiva para la cadete por “presunta desaparición involuntaria” en este caso y se dictaron medidas a favor de familiares y del hijo de la víctima, según la Fiscalía.

El caso causa enfrentamientos entre autoridades y repudio de la población

La desaparición de Bernal provocó un enfrentamiento verbal entre autoridades y representantes de instituciones de seguridad y generó el repudio de la población que exige justicia por el hecho.

Apenas se confirmó el hallazgo del cuerpo de María Belén Bernal, cientos de mujeres y hombres caminaron hasta la Comandancia de la Policía en Quito para protestar en contra del feminicidio de María Belén Bernal. Este grupo de personas con velas en las manos, carteles y mensajes, cantaron “canción sin miedo” con algunos arreglos para Ecuador, como símbolo de solidaridad y dolor tras el fallecimiento de Bernal y otras mujeres.

Cientos de personas, en su mayoría mujeres, se sumaron al plantón portando carteles y velas blancas protestando por la muerte de la mujer. Varias de ellas calificaban de «asesinos» a los uniformados y otros pedían justicia por los casos de feminicidio que se registran en el país, reportó Reuters.

En medio de la manifestación, la puerta de ingreso fue atacada por mujeres que lanzaron consignas de rechazo a la institución tras el asesinato de Bernal.

El caso que ha conmocionado a la opinión pública, generó también un cruce de declaraciones entre la Fiscalía y funcionarios del gobierno dentro de la investigación.

En primer lugar, la Policía de Ecuador reportó la desaparición de Bernal el 11 de septiembre. La Fiscalía General del Estado informó que sabe del caso desde el 13 de septiembre, a partir de la denuncia del teniente de Cáceres, esposo de Bernal, y a quien la Fiscalía considera ahora sospechoso.

Luego de la denuncia a la Fiscalía por parte de Cáceres dos días después de la desaparición de Bernal, la Fiscalía encontró inconsistencias en la declaración del hombre, por lo que pidió vigilancia y seguimiento para él. Sin embargo eso no se cumplió por un obstáculo burocrático, pues la Policía dijo que el pedido de la Fiscalía no llegó a tiempo, y el hombre ya había huido.

En redes sociales y en las calles se han generado reacciones de rechazo y repudio a las actuaciones alrededor del caso de María Belén Bernal. Sobre todo tras la declaración del ministro del Interior, Patricio Carrillo, que calificó al caso de la desaparición de la abogada Bernal de “acto humano”, en sus declaraciones a Teleamazonas:

“Lamentamos muchísimo que haya sucedido este acto que es humano, irracional, pero es de humanos y en términos generales estamos trabajando conjuntamente con la familia para que en transparencia se vaya entregando toda la información disponible”, dijo Carrillo.

La fiscal general de Ecuador, Diana Salazar, dijo el pasado jueves en una rueda de prensa que es lamentable la forma cómo se está abordando el caso desde la Policía Nacional porque hasta el momento la institución no ha remitido un informe oficial de lo que ocurrió dentro de la Escuela Superior de Policía.

“Le he conminado al ministro del Interior, Patricio Carrillo a que tiene que aparecer esta persona. No puede desaparecer en un destacamento policial una mujer. Los agentes del orden tienen como obligación estatal encontrar a las personas, no desaparecerlas y menos aún en un regimiento que está absolutamente controlado por estos agentes del Estado”, enfatizó la fiscal Salazar.

“Conocemos que han perdido el control del seguimiento y vigilancia del ahora sospechoso, esa es una responsabilidad no de Fiscalía sino propiamente de la Policía Nacional. Quien ejecuta el seguimiento es la Policía”, agregó.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, expresó sus condolencias en redes sociales, diciendo que el feminicidio de Bernal, «no quedará impune y todos los responsables serán sometidos a la ley», pero organizaciones feministas, piden que no se envíen más «condolencias» y más bien se actúe para evitar más violencia contra las mujeres.

— Con información de Ana María Cañizares desde Quito y Reuters. 

Fuente: CNN

Tendencia